Reforma Financiera y Competencia

Los argumentos a favor de una mayor competencia son de los principios aceptados en torno al mejor funcionamiento del sistema financiero. Los beneficios de una mayor profundidad y alcance de los servicios ofrecidos por el sistema financiero han sido evidenciados en muchos estudios (Greenwood y Jovanovich, 1990; Townsend y Ueda, 2006).

Los autores argumentan que tener acceso a servicios financieros, como el ahorro, la inversión y el aseguramiento a precios competitivos, facilita alcanzar la eficiencia en la asignación de recursos y un mejor nivel de bienestar en términos de los recursos empleados.

Los cambios en esta materia se centran en dos ejes para promover la competencia: 1) facilitar la movilidad de los usuarios, y 2) limitar algunas prácticas abusivas. Por lo que se busca con estos cambios se puede decir que están alineados con la visión de los “expansionist policy makers”.

En la sección de modificaciones a las reglas e incentivos a la competencia en el sistema financiero, la RF establece como primer punto una serie de cambios para la más expedita terminación de contratos de créditos al consumo. Con el cambio se facilita que, cuando se obtenga un crédito con una nueva entidad o intermediario, sea posible utilizarlo para pagar a otros bancos (Art. 10Bis1 LTrans).

Se establece un mejor régimen de portabilidad de operaciones, donde el banco receptor de la operación facilita el movimiento y la cancelación de la relación con el banco original. Este cambio se considera adecuado como principio general (Art. 48 Bis5 LIC).

En consistencia con lo anterior, también se modifica un marco legal para la portabilidad de la nómina con el fin de alinear incentivos que faciliten su operatividad (Art. 18 LTrans).

La RF, en su intención de aumentar la competencia, permite convenios para el uso de in- fraestructura entre entidades, ya que esto puede facilitar la oferta de servicios financieros (Art. 17 LTrans). Esto también es evolución, con un efecto positivo sobre el bienestar, al permitir la coordinación entre entidades para proyectos conjuntos y con la tutela de la autoridad, para limitar prácticas abusivas.

La RF establece que a las instituciones financieras les estará prohibido condicionar la con- tratación de operaciones a otras (es decir, se prohíbe la práctica de ventas atadas), salvo consentimiento expreso (Art. 23Bis LTrans). Por su parte, la LRAF establece que se pueden ofrecer servicios y productos con la condición de que se cumpla con las disposiciones respec- tivas (Art. 80 LRAF). Esta situación podría generar una asimetría entre entidades agrupadas y no agrupadas.

Se debe ser cuidadoso porque al limitar una práctica abusiva es posible caer en un escenario adverso. Por ejemplo, el tema del seguro de vida en crédito hipotecario es buena práctica si esta regla lleva a una situación de no aseguramiento tendría una consecuencia negativa.

Cabe señalar que las modificaciones anteriores se vieron complementadas con las mas de treinta recomendaciones del estudio sobre competencia del sistema financiero que la COFECE realizó por mandato de la RF.

Sin embargo, hay que resaltar que los cambios anteriores para aumentar la competencia al facilitar la movilidad de los usuarios de los clientes bancarios, contrastan con la minuta de la Cámara de Diputados, recibida por el Senado el 19 de marzo de 2014 que modifica la Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro. En las modificaciones en proceso se restringe la libertad de los usuarios para cambiarse de AFORE.

Fuente: Aspectos Económicos de la Reforma Financiera: Análisis y Reflexiones de Jorge Moreno y Guillermo Zamarripa publicación FUNDEF 2013.

Evolución y tamaño de la deuda estatal de México

Cuando se observa que en 2005 la deuda de las entidades federativas y sus municipios alcanzaba 143.2 miles de millones de pesos, y que a junio de 2013 alcanzó 443 miles de millones –es decir, se multiplicó por 3–, la reacción natural es de preocupación. Esta se acentúa cuando se ve que hay estados como Coahuila que pasó de tener una deuda insignificante en 2007 (321 millones) a un endeudamiento de 35.7 miles de millones de pesos en 2012, o Nayarit, cuya deuda se multiplicó por 31 en ese tiempo y alcanzó 7.1 por ciento de su PIB.

A nivel agregado, la tasa de crecimiento anual de la deuda subnacional fue muy baja desde mediados de los años 90 y se volvió a acelerar en los primeros años de este siglo. A partir de 2006, el endeudamiento se aceleró y en 2009 su tasa de crecimiento llegó a su nivel máximo.

El repunte a partir de 2009, se debió al esfuerzo de las entidades federativas para realizar el equivalente a las políticas anti-cíclicas que practicó el gobierno federal, como se hizo en muchas otras economías en ese año. Recientemente el crecimiento de la deuda subnacional se ha moderado bastante.

 Captura de pantalla 2014-04-03 a la(s) 16.13.30

 Como se mencionó antes, el ritmo acelerado de acumulación de deuda en algunos estados, causa inquietud. Ello se justifica, entre otras cosas, porque se abre la posibilidad de que la deuda de una o más entidades sea insostenible financieramente o se convierta en un riesgo sistémico.

Captura de pantalla 2014-04-03 a la(s) 16.13.41

Se pone en evidencia la falta de transparencia de las operaciones financieras a nivel estatal cuando sale a la luz que un estado venía endeudándose fuerte- mente y no se sabía. La escasa rendición de cuentas se hace evidente cuando se pone en duda la “rentabilidad” de las inversiones que justificaron las deudas y se sospecha gravemente de arbitrariedad y corrupción por parte de las autoridades.

Fuente: La Deuda Subnacional: Un análisis del caso Mexicano. Carlos Hurtado y Guillermo Zamarripa

El Sector Financiero en el PIB de México

En primer lugar, el tamaño relativo del total del sector financiero, medido como su participación en el PIB ha aumentado desde los inicios de la década de 2000 de poco más del 2 por ciento a casi 4.5 por ciento del PIB. Esto implica que el sector, a pesar de tener un desempeño modesto en los últimos años, en términos de profundización financiera ha crecido a una tasa superior a la del PIB durante estas mismas fechas, duplicando su participación relativa en la producción nacional.

Captura de pantalla 2014-11-13 a la(s) 13.09.08

Si el tamaño relativo al PIB del sector financiero se ha duplicado en estos últimos 14 años, y además este crecimiento en participación ha sido entre subsectores, esto debería estar reflejado con una mayor participación financiera en términos de alcance (profundización).

Del análisis anterior se puede concluir que en los últimos años se ha dado un importante proceso de profundización financiera en México.

Fuente: “Aspectos Económicos de La Reforma Financiera: Análisis y Reflexiones” escrito por Guillermo Zamarripa (Director General FUNDEF) y Jorge Moreno (Escuela Negocios ITAM-FUNDEF)