Evolución del El Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR): La evolución del ahorro.

Evolución del El Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR): La evolución del ahorro.

Por: Manuel García (All Pensions Group y Netspar) y Enrique Seira (ITAM-FUNDEF)

El Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) debe su forma actual a una reforma de Ley que entró en vigor en 1997. Dicha reforma modificó radicalmente el sistema de pensiones en México, transformándolo de un sistema de beneficios definidos con base en un fondo colectivo, a un sistema de contribución definida y cuentas individuales, para trabajadores formales del sector privado (atendidos por el IMSS). Esta reforma en gran medida fue forzada por las circunstancias: el sistema anterior enfrentaba severos problemas financieros. Se pensaba también que el cambio a cuentas individuales tenía el potencial de incrementar el ahorro nacional, que la competencia llevaría mayores rendimientos y que las cuentas individuales generarían un mayor sentimiento de propiedad del ahorro y mayor certidumbre. ¿Cómo se ha comportado el ahorro en los últimos 18 años?

Efectivamente los recursos en el SAR han tenido un aumento fuerte (Grafica 1, izquierdo); parte de este efecto es mecánico, debido a la transición hacia este sistema y la entrada de nuevos trabajadores. Sin embargo, no se aprecia un cambio importante en el ahorro bruto nacional como porcentaje del PIB después de la creación del SAR (Gráfica 2), aunque es difícil saber cuál sería el ahorro contrafactual sin éste. Esto puede deberse a que aunque todos los trabajadores contribuyen al PIB, una parte importante no están en el sector formal y por lo tanto no contribuye al SAR. Otra posibilidad es que el ahorro forzoso del SAR esté desplazando el ahorro voluntario mantenido antes en otro tipo de activos, de forma que el ahorro total no aumenta.

Grafica 1: Evolución de cobertura (izquierda), Evolución del ahorro interno bruto (derecha)

Captura de pantalla 2015-07-29 a las 19.27.39

El SAR ha permitido a los trabajadores tener acceso a portafolios y rendimientos que eran antes inaccesibles para ellos, pero a pesar de estos rendimientos el ahorro voluntario en las cuentas del SAR es significativamente menor al ahorro obligatorio, ¿Por qué? Es posible que los trabajadores no estén enterados o desconfíen de los rendimientos que ofrecen las Afores/Siefores; y que dados los montos de ahorro que tienen, las ganancias de invertir en Siefores vs una cuenta bancaria –por ejemplo– no les compensen las ganancias de informarse y el costo transaccional de hacer depósitos voluntarios.

El impulso al ahorro voluntario es una de las políticas más importantes que deben considerarse actualmente en el SAR. El aumento de las cuotas de contribución es otra. Esto es particularmente cierto en un contexto de tasas de reemplazo[1] cercanas al 30% (Grafica 2), donde un trabajador promedio recibirá mensualmente durante su retiro un tercio de lo que ganaba como asalariado. Esto es problemático en la medida que los trabajadores no tengan ahorros en otros activos.

[1] La tasa de reemplazo representa el cociente entre el monto obtenido de la pensión respecto de los ingresos individuales de las personas. El cálculo toma en cuenta el monto de pensión que le tocaría a una persona que hoy, a los 20 años de edad, entra a trabajar y se retira después de haber trabajado los años necesarios por país. Asimismo, se consideran también los cambios en las legislaciones que ya han sido aprobados pero cuya implementación se hará de manera gradual. Para mayor información ver OECD (2013).

 Gráfica 2: Comparativo Internacional de Tasas de Reemplazo

Captura de pantalla 2015-07-29 a las 19.27.30

El documento completo lo pueden leer aquí.