Las Sucursales Bancarias en México

Las Sucursales Bancarias en México

El sistema bancario de un país apoya el proceso de desarrollo y crecimiento económico. Una de las funciones más relevantes es movilizar el ahorro para financiar a empresas y familias. Para estar en capacidad de lograr el objetivo anterior, la banca necesita tener los productos financieros que satisfagan las necesidades de sus clientes.

Un sistema financiero inclusivo puede ofrecer a los individuos y las empresas mayor acceso a los productos para satisfacer sus necesidades financieras, tales como ahorrar para la jubilación, ahorrar para la educación de los hijos ó financiar el crecimiento de su negocio.

Existe un argumento respecto de que el uso de los servicios financieros se ve limitado por la falta de infraestructura de los bancos, sobre todo en los Estados y Municipios más pobres de este país. Cuando se revisan los datos, se observa que el crecimiento de la infraestructura bancaria en México ha sido importante los últimos años. Por lo anterior, es importante entender los factores que inciden en la ubicación de la infraestructura bancaria nos encontramos casos documentados donde la infraestructura sigue a la actividad económica.

La sucursal bancaria es la infraestructura básica de las instituciones. Es la manera en que el banco se pone en contacto con el cliente y este último percibe que al haber presencia física hay una seguridad en sus operaciones. Por lo mismo, el tamaño de la red de sucursales se vuelve un diferenciador importante para los bancos con redes de sucursales mas grandes. Estos bancos tienen más clientes y en promedio intermedian más recursos. La captación de ahorro y la base de clientes son una fortaleza, ya que les da ventajas competitivas. La ventaja del acceso a la captación a la vista viene por ser muy estable y de muy bajo costo.

En cuanto a operatividad son un canal dedicado fundamentalmente a cada institución. Los usuarios perciben a la sucursal como el canal básico. La regulación en la mayoría de los casos pide que los clientes para abrir una cuenta acudan a la sucursal. Es decir, el marco legal reafirma las ventajas de los bancos con mayor red de sucursales sobre los de menor tamaño de red.

A pesar de que México no ha tenido un buen crecimiento económico, la evolución de las sucursales bancarias en México del 2008 al 2014. En el período se pasó de un nivel superior a 10,500 a poco más de 12,500 sucursales en el país. Excepto por 2009, se observa un proceso de crecimiento más o menos sostenido, aunque moderado en la red de sucursales. El crecimiento acumulado en el periodo es de 18%.

a1

La siguiente gráfica muestra una recuperación en la tasa de crecimiento anual de sucursales en México después de la caída que tuvo en el 2009. Las sucursales bancarias han tenido un crecimiento que ha oscilado entre tasa negativa y hasta el 5 por ciento. Lo que observamos es que a pesar de que la economía tiene un crecimiento positivo desde 2010, la expansión de esta infraestructura financiera en el país ha continuado.

a2

La tendencia de crecimiento de la cantidad de sucursales bancarias que mostramos anteriormente se observa también cuando se mide con el indicador de sucursales por 100,000 habitantes. Se puede apreciar en la gráfica II.5 que se pasa de 13 a 15 sucursales por cada 100 mil habitantes entre 2008 y 2013.

Utilizando datos de Financial Access, en el comparativo México cuenta con una cantidad de Sucursales promedio por cada 100 mil habitantes en la media de países como Chile y Singapur. En contraste tenemos menor infraestructura que Canadá y muy poca cuando nos comparamos con España. Cabe señalar que la infraestructura es significativamente mayor a la de países no desarrollados como Mozambique.

a3

Si hacemos una comparación de los estados de Nuevo León, Guerrero, Baja California Sur y el DF con países desarrollados, se observa que estos cuentan con un nivel de infraestructura de sucursales similares a los de Canadá, Alemania y Chile.

a4

El documento sobre un análisis de la infraestructura bancaria lo pueden bajar aquí libremente 

¿Cómo es la distribución de la infraestructura Bancaria en México?

¿Cómo es la distribución de la infraestructura Bancaria en México?

Existe un argumento respecto de que el uso de los servicios financieros se ve limitado por la falta de infraestructura de los bancos, sobre todo en los Estados y Municipios más pobres de este país. Cuando se revisan los datos, se observa que el crecimiento de la infraestructura bancaria en México ha sido importante los últimos años.

Por lo anterior, es importante entender los factores que inciden en la ubicación de la infraestructura bancaria nos encontramos casos documentados donde la infraestructura sigue a la actividad económica.

Diversos autores han identificado que los bancos suelen colocar la mayor parte de sus sucursales en municipios de alta densidad poblacional y en zonas de ingreso medio y alto, y que el otorgamiento de servicios financieros esta dirigido a la población de ingreso medio y alto.

El cuadro V.2 presenta la infraestructura total en los municipios por cada rango de población. El cuadro V.3 presenta cómo se distribuye porcentualmente la infraestructura en los municipios con diferente tamaño de población. Los dos cuadros muestran la relación entre tamaño de población municipal y tamaño de la infraestructura. Además se aprecia la gran concentración en los grandes municipios.

cuadroV2

En las poblaciones mayores a 100 mil habitantes, que son el 9% de los municipios, se encuentran ubicados el 87% de los cajeros automáticos, el 81% de las sucursales y el 91% de las TPV. Estos municipios son solo 215 de los 2,456.

La brecha es grande si comparamos con el siguiente rango con poblaciones entre 50 y 100 mil donde solo se tiene el 6% de los cajeros automáticos, el 9% de las sucursales y el 5% de los TPV. Lo que es relevante entender es que sucede con la infraestructura en los municipios de menor tamaño, es decir, ¿cuántos no tienen infraestructura? ¿qué procentaje de la población no tiene infraestructura bancaria? El siguiente cuadro nos permite entender lo anterior.

En el cuadro V.4 se puede observar que solo el 6% de la población total de México no tiene acceso a los cajeros automáticos en su municipio, el 11% de la población total no tiene acceso a sucursales en su municipio y el 5% de la población no tiene acceso a TPV en su municipio.

cuadroV4

La conclusión más interesante es que solamente el 3% de la población en México no tiene acceso a ningún tipo de infraestructura bancaria en su Municipio. Ahora bien esos 769 municipios sin infraestructura representan el 31% del total y están concentrados en los de menos de 5 mil habitantes. Estos datos muestran que el proceso de expansión de la infraestructura bancaria que se ha dado en México se ha concentrado en los lugares con más población, principalmente en los 100 mil habitantes.

El documento lo pueden descargar aquí.

FUNDACIÓN DE ESTUDIOS FINANCIEROS (FUNDEF) – FUNDEF A.C.

http://www.fundef.org.mx @fundef Email: contacto@fundef.org.mx

Av. Camino a Santa Teresa #930, Col. Héroes de Padierna C.P.10700. México D.F. Despacho FUNDEF

¿Cómo es la distribución de la infraestructura Bancaria en México?

¿Cómo es la distribución de la infraestructura Bancaria en México?

 Guillermo Zamarripa (FUNDEF) y Jorge Sánchez Tello (FUNDEF)

Existe un argumento respecto de que el uso de los servicios financieros se ve limitado por la falta de infraestructura de los bancos, sobre todo en los Estados y Municipios más pobres de este país. Cuando se revisan los datos, se observa que el crecimiento de la infraestructura bancaria en México ha sido importante los últimos años.

Por lo anterior, es importante entender los factores que inciden en la ubicación de la infraestructura bancaria nos encontramos casos documentados donde la infraestructura sigue a la actividad económica.

Diversos autores han identificado que los bancos suelen colocar la mayor parte de sus sucursales en municipios de alta densidad poblacional y en zonas de ingreso medio y alto, y que el otorgamiento de servicios financieros esta dirigido a la población de ingreso medio y alto.

El cuadro V.2 presenta la infraestructura total en los municipios por cada rango de población. El cuadro V.3 presenta cómo se distribuye porcentualmente la infraestructura en los municipios con diferente tamaño de población. Los dos cuadros muestran la relación entre tamaño de población municipal y tamaño de la infraestructura. Además se aprecia la gran concentración en los grandes municipios.

AImagen1

En las poblaciones mayores a 100 mil habitantes, que son el 9% de los municipios, se encuentran ubicados el 87% de los cajeros automáticos, el 81% de las sucursales y el 91% de las TPV. Estos municipios son solo 215 de los 2,456.

La brecha es grande si comparamos con el siguiente rango con poblaciones entre 50 y 100 mil donde solo se tiene el 6% de los cajeros automáticos, el 9% de las sucursales y el 5% de los TPV.

Lo que es relevante entender es que sucede con la infraestructura en los municipios de menor tamaño, es decir, ¿cuántos no tienen infraestructura? ¿qué procentaje de la población no tiene infraestructura bancaria? El siguiente cuadro nos permite entender lo anterior.

En el cuadro V.4 se puede observar que solo el 6% de la población total de México no tiene acceso a los cajeros automáticos en su municipio, el 11% de la población total no tiene acceso a sucursales en su municipio y el 5% de la población no tiene acceso a TPV en su municipio.

AImagen2

La conclusión más interesante es que solamente el 3% de la población en México no tiene acceso a ningún tipo de infraestructura bancaria en su Municipio. Ahora bien esos 769 municipios sin infraestructura representan el 31% del total y están concentrados en los de menos de 5 mil habitantes. Estos datos muestran que el proceso de expansión de la infraestructura bancaria que se ha dado en México se ha concentrado en los lugares con más población, principalmente en los 100 mil habitantes.

El documento lo pueden descargar aquí.

FUNDACIÓN DE ESTUDIOS FINANCIEROS (FUNDEF) – FUNDEF A.C.

http://www.fundef.org.mx @fundef  Email: contacto@fundef.org.mx

Av. Camino a Santa Teresa #930, Col. Héroes de Padierna C.P.10700. México D.F. Despacho FUNDEF

UN ANÁLISIS SOBRE LA INFRAESTRUCTURA BANCARIA EN MÉXICO

México, D.F.   16  de Agosto de 2015

UN ANÁLISIS SOBRE LA INFRAESTRUCTURA BANCARIA EN MÉXICO

La Fundación de Estudios Financieros – FUNDEF A.C. centro de investigación independiente sobre el sistema financiero que reside en el ITAM presenta el documento “Un análisis sobre la infraestructura bancaria en México “

Este documento ha sido elaborado por los economistas Guillermo Zamarripa (Director General e Investigador  FUNDEF) y Jorge Sánchez Tello (Investigador FUNDEF).

El propósito de este documento es hacer un análisis detallado a nivel Estatal y Municipal sobre la infraestructura bancaria. Se aportan elementos para entender cómo y donde la infraestructura facilita la inclusión. Se buscará tratar de entender por qué algunos Estados y Municipios tienen más sucursales, cajeros y terminales punto de venta (TPV) que otros.

La sucursal bancaria es la infraestructura básica de las instituciones. Es la manera en que el banco se pone en contacto con el cliente y este último percibe que al haber presencia física hay una seguridad en sus operaciones. La captación de ahorro y la base de clientes son una fortaleza, ya que les da ventajas competitivas. La ventaja del acceso a la captación a la vista viene por ser muy estable y de muy bajo costo.

La mayoría de los bancos que tienen una red de sucursales cuentan con una red de cajeros automáticos (ATM) para facilitar la operatividad a sus clientes. Los cajeros automáticos los pueden utilizar los clientes para acceder a información de su cuenta, para retirar dinero de su cuenta o en algunos casos para depositar dinero en su cuenta. El medio para acceder al servicio del cajero es una tarjeta de débito o de crédito. A diferencia de la red de sucursales de un banco que está enfocada a atender a sus clientes, la red de cajeros puede prestar los mismos servicios a clientes de otro banco.

Las terminales punto de venta (TPV) son otro tipo de infraestructura bancaria cuya instalación es menos costosa que la de una sucursal y que la de un ATM. Su objetivo es extender la cobertura de servicios de aceptación de medios electrónicos de pago. Las terminales punto de venta (TPV) son dispositivos electrónicos que permiten realizar transacciones de compra en establecimientos y funciona de una manera muy sencilla y transparente al usuario. Permite utilizar la tarjeta de crédito y/o débito para procesar pagos sin importar si el banco emisor de la tarjeta y el banco que instala la terminal son el mismo.A diferencia de la instalación de sucursales bancarias o de cajeros automáticos que es una decisión propia del banco, la instalación de la TPV está sujeta a que un negocio o comercio decida que desea ofrecer este servicio a sus clientes.

El análisis se ha centrado en entender el comportamiento de la infraestructura de sucursales, ATM y TPV a nivel global, estatal y municipal. Los datos nos permiten concluir respecto de la infraestructura bancaria en México lo siguiente:

  • La infraestructura bancaria está vinculada entre sí, es decir, donde están las sucursales están los ATM y las TPV.
  • La infraestructura se distribuye de manera heterogénea entre estados y entre municipios. Nos encontramos que algunos tienen niveles similares a países desarrollados y otros niveles comparables con la de países africanos.
  • A nivel Municipal la infraestructura se concentra en los de mayor tamaño.
  • Observamos que la infraestructura sigue a la actividad económica y no al revés.
  • Los resultados anteriores son consistentes con la evidencia que existe para otros países. Es decir, la distribución de la infraestructura en México no es distinta a lo que sucede en otros países.
  • Si bien un porcentaje importante de municipios no tienen infraestructura bancaria, en estos vive una pequeña parte de la población.
  • El problema de los municipios sin infraestructura bancaria no es la falta de ésta, sino la falta de muchos otros servicios y la baja actividad económica.

En las poblaciones mayores a 100 mil habitantes, que son el 9% de los municipios, se encuentran ubicados el 87% de los cajeros automáticos, el 81% de las sucursales y el 91% de las TPV. Estos municipios son solo 215 de los 2,456.

  • México cuenta con una cantidad de Sucursales promedio por cada 100 mil habitantes en la media de países como Chile y Singapur. En contraste tenemos menor infraestructura que Canadá y muy poca cuando nos comparamos con España. Cabe señalar que la infraestructura es significativamente mayor a la de países no desarrollados como Mozambique.
  • Si hacemos una comparación de los estados de Nuevo León, Guerrero, Baja California Sur y el DF con países desarrollados, se observa que estos cuentan con un nivel de infraestructura de sucursales similares a los de Canadá, Alemania y Chile.
  • Solo el 6% de la población total de México no tiene acceso a los cajeros automáticos en su municipio, el 11% de la población total no tiene acceso a sucursales en su municipio y el 5% de la población no tiene acceso a TPV en su municipio.
  • La cantidad de cajeros automáticos por 100,000 habitantes en México es adecuada si la comparamos con otros países. México tiene niveles similares a Holanda, Noruega, Chile y Finlandia. En ATM ́s al igual que en sucursales tenemos una infraestructura pequeña cuando nos comparamos con España, pero mucho mayor a la de países de África como Mozambique.
  • Los estados menos desarrollados de México son los que menos TPV por 100,000 habitantes tienen Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Tlaxcala.
  • El grupo de Estados con mayor infraestructura se comparan con la de países con mayor desarrollo financiero como España y Suiza. Inclusive la densidad de cajeros en esos Estados es mayor a la de países como Noruega o Singapur.
  • La conclusión más interesante es que solamente el 3% de la población en México no tiene acceso a ningún tipo de infraestructura bancaria en su Municipio. Ahora bien esos 769 municipios sin infraestructura representan el 31% del total y están concentrados en los de menos de 5 mil habitantes. Estos datos muestran que el proceso de expansión de la infraestructura bancaria que se ha dado en México se ha concentrado en los lugares con más población, principalmente en los 100 mil habitantes.

El documento lo pueden descargar aquí.

FUNDACIÓN DE ESTUDIOS FINANCIEROS (FUNDEF) – FUNDEF A.C.

   www.fundef.org.mx  @fundef     Email: contacto@fundef.org.mx

Av. Camino a Santa Teresa #930, Col. Héroes de Padierna C.P.10700. México D.F. Despacho FUNDEF  

Evolución y retos del SAR: regulación de las inversiones

Evolución y retos del SAR: regulación de las inversiones

Por: Manuel García (All Pensions Group y Netspar) y Enrique Seira (ITAM-FUNDEF)

La regulación de las inversiones ha sido estable a lo largo de los 18 años de su existencia del SAR, pero es incompleta y debe revisarse. Destacamos aquí dos grandes hallazgos de la evolución así como dos grandes retos. Atender esos retos llevaría al SAR mexicano al siguiente nivel en materia de inversiones y administración de riesgos.

Primero, el régimen de inversiones al que están sujetas las Afores se ha ido liberalizando de manera paulatina y ordenada. Este proceso ha permitido mayor diversificación y ha ido eliminando el impuesto implícito derivado de la inversión en valores gubernamentales de bajo rendimiento relativo. Sin embargo, México muestra un régimen relativamente más conservador que sus pares en América Latina en algunas áreas específicas como la capacidad de invertir en valores internacionales. Esto podría restringir fuertemente la capacidad de diversificación del régimen.

Imagen2   Imagen 1

Adicionalmente, es posible que el régimen esté mostrando signos de agotamiento ya que el rendimiento histórico del sistema ha ido a la baja a la par que el consumo del límite de renta variable e inversión en el extranjero ha subido y es actualmente cercano al 100%.[1]

Imagen3

Segundo, se ha adoptado una estructura de ciclo de vida en la que el porcentaje de las inversiones en renta variable disminuye conforme se acerca la edad de retiro, con una estructura de regulación basada en riesgos. Este esquema exhibe importantes virtudes y fue sin duda un movimiento en la dirección correcta. Por ejemplo, hay evidencia de que este diseño logró proteger a los trabajadores más cercanos al retiro en las épocas de mayor volatilidad de la crisis financiera reciente.  Sin embargo, es posible identificar áreas de oportunidad. Por ejemplo, el único determinante de la exposición al riesgo financiero en el ciclo de vida es la edad, mientras que la teoría financiera moderna sugiere que para optimizar el portafolio debe considerarse además el nivel de capital humano y la estabilidad de los ingresos laborales, entre otras variables. La exposición al riesgo óptima podría ser inclusive la contraria a la especificación actual, dependiendo del estatus de esas otras variables.[1]

Los retos principales que encontramos en la regulación de inversiones son dos:

Uno es el persistente conflicto de interés de la política regulatoria de las inversiones, que por un lado busca maximizar el rendimiento de los ahorradores y por otro lado busca ser motor de inversiones (en parte públicas). El peso del ahorro para el retiro en el PIB es significativo y se prevé un crecimiento importante, por lo que resulta deseable revisar la institucionalidad del SAR para blindarlo de posibles ganancias corto plazo, tanto políticas como de negocio.

El segundo es el enfoque único de la política de inversiones y de administración de riesgos en la maximización de saldo en la cuenta individual, en lugar de maximizar la probabilidad de alcanzar una pensión objetivo.[2] Esto es parte de un tema más amplio de falta de integración entre la etapa de ahorro y la etapa de retiro que es inherente a los esquemas tradicionales de contribuciones definidas y capitalización individual como el mexicano o el chileno. Sin esta integración es muy difícil alinear la actuación en materia de inversiones de las Afores con los intereses del largo plazo de los trabajadores, ya que no existe un “objetivo” (o indicador prospectivo) que alcanzar.

[1] Moverse en esa dirección implica recopilar información suficiente y tiene requerimientos técnicos, pero las tecnologías y el conocimiento para hacerlo están disponibles.

[2] Aunque pareciera que un enfoque lleva al otro, en términos de la estrategia de inversión y administración de riesgos ambos enfoques difieren sustantivamente, como ha sido mostrado de manera formal en la literatura, entre otros por el Premio Nobel Robert Merton.

[1] La gráfica solamente muestra una correlación que tiene sentido económico a priori pero no necesariamente muestra causalidad. Es claro que otros factores explican la caída de los rendimientos históricos, entre los que destaca por ejemplo la tendencia internacional en el mismo sentido.

Los invitamos a leer el documento completo y lo pueden descargar aquí.

El SAR: objetivos y retos

El SAR: objetivos y retos

Por: Manuel García (All Pensions Group y Netspar) y Enrique Seira (ITAM-FUNDEF)

El Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) debe su forma actual a una reforma de Ley que entró en vigor en 1997. El SAR es un sistema de contribuciones obligatorias, con participación de administradoras para el retiro privadas (Afores). Entre los principales objetivos de la reforma fue transitar hacia un régimen financieramente sostenible, y aumentar el ahorro nacional y la cobertura. Se ha tenido éxito en lograr viabilidad financiera, aunque los efectos en el ahorro son menos claros y deberían investigarse con mayor profundidad.

El mayor esfuerzo de la autoridad regulatoria (Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, CONSAR) ha estado por un lado en permitir inversiones más flexibles, y por otro lado en buscar formas de aumentar la sensibilidad precio de la demanda para generar mayor competencia entre Afores.

Pero, ¿cuáles son los mayores retos del SAR a mi juicio? El primero es asegurar que los trabajadores tengan ahorros suficientes para el retiro. México tiene dos problemas en este rubro: el primero es que dada la alta informalidad, posiblemente menos de la mitad de los trabajadores cotizan en el SAR. El segundo es que –aun para los que cotizan– la tasa de reemplazo es chica, cercana a 30%.

¿Debería preocuparnos esto? La respuesta a esta pregunta es complicada puesto que va más allá del SAR. El ahorro en el SAR.

por sí solo es insuficiente. Pero para dar una respuesta debemos entender cuanto y como ahorran los mexicanos dentro y fuera de SAR, y si este ahorro es suficiente para tener un consumo razonable en el retiro. Desafortunadamente sabemos poco de esto. En México no hay encuestas detalladas (como por ejemplo la Survey of Consumer Finances de Estados Unidos) que permitan un análisis detallado. Sí sabemos que a pesar de que los rendimientos de las Afores/Siefores son altos en comparación con los de cuentas de ahorro bancarias, el ahorro voluntario en el SAR es casi nulo (100 veces menor que el ahorro obligatorio). La razón no es clara: ¿desconocimiento? ¿desconfianza? ¿falta de liquidez y flexibilidad de los productos de ahorro?

Para el diseño de política pública es imprescindible entender si el ahorro total (formal e informal) para el retiro es suficiente, y en caso de no serlo porque no lo es y cómo fomentarlo. ¡Estamos hablando de varios puntos del PIB! Es necesario hacer un par de estudios/encuestas que permitan orientar la política pública al respecto. Es necesario entender cuanto debemos preocuparnos por la cobertura incompleta y las tasas de reemplazo limitadas.

Los invitamos a bajar el documento “Consideraciones sobre la evolución y retos del Sistema para el Retiro (SAR)” publicado por la FUNDEF y disponible aquí.