El SAR: objetivos y retos

El SAR: objetivos y retos

Por: Manuel García (All Pensions Group y Netspar) y Enrique Seira (ITAM-FUNDEF)

El Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) debe su forma actual a una reforma de Ley que entró en vigor en 1997. El SAR es un sistema de contribuciones obligatorias, con participación de administradoras para el retiro privadas (Afores). Entre los principales objetivos de la reforma fue transitar hacia un régimen financieramente sostenible, y aumentar el ahorro nacional y la cobertura. Se ha tenido éxito en lograr viabilidad financiera, aunque los efectos en el ahorro son menos claros y deberían investigarse con mayor profundidad.

El mayor esfuerzo de la autoridad regulatoria (Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, CONSAR) ha estado por un lado en permitir inversiones más flexibles, y por otro lado en buscar formas de aumentar la sensibilidad precio de la demanda para generar mayor competencia entre Afores.

Pero, ¿cuáles son los mayores retos del SAR a mi juicio? El primero es asegurar que los trabajadores tengan ahorros suficientes para el retiro. México tiene dos problemas en este rubro: el primero es que dada la alta informalidad, posiblemente menos de la mitad de los trabajadores cotizan en el SAR. El segundo es que –aun para los que cotizan– la tasa de reemplazo es chica, cercana a 30%.

¿Debería preocuparnos esto? La respuesta a esta pregunta es complicada puesto que va más allá del SAR. El ahorro en el SAR.

por sí solo es insuficiente. Pero para dar una respuesta debemos entender cuanto y como ahorran los mexicanos dentro y fuera de SAR, y si este ahorro es suficiente para tener un consumo razonable en el retiro. Desafortunadamente sabemos poco de esto. En México no hay encuestas detalladas (como por ejemplo la Survey of Consumer Finances de Estados Unidos) que permitan un análisis detallado. Sí sabemos que a pesar de que los rendimientos de las Afores/Siefores son altos en comparación con los de cuentas de ahorro bancarias, el ahorro voluntario en el SAR es casi nulo (100 veces menor que el ahorro obligatorio). La razón no es clara: ¿desconocimiento? ¿desconfianza? ¿falta de liquidez y flexibilidad de los productos de ahorro?

Para el diseño de política pública es imprescindible entender si el ahorro total (formal e informal) para el retiro es suficiente, y en caso de no serlo porque no lo es y cómo fomentarlo. ¡Estamos hablando de varios puntos del PIB! Es necesario hacer un par de estudios/encuestas que permitan orientar la política pública al respecto. Es necesario entender cuanto debemos preocuparnos por la cobertura incompleta y las tasas de reemplazo limitadas.

Los invitamos a bajar el documento “Consideraciones sobre la evolución y retos del Sistema para el Retiro (SAR)” publicado por la FUNDEF y disponible aquí. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s